Saltar al contenido
Enciclopedia Universo

Los huracanes se vuelven más fuertes según el análisis de imágenes satelitales a largo plazo

Hurricane Irma

Huracán harvey

Huracán Harvey sobre América del Norte en 2017 del GOES-16. GOES significa Satélite Ambiental Operacional Geoestacionario. Crédito: UW-Madison SSEC

En casi todas las regiones del mundo donde se forman los huracanes, sus vientos máximos sostenidos son cada vez más fuertes. De acuerdo con un nuevo estudio realizado por científicos del Centro Nacional de Información Ambiental de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y del Instituto Cooperativo de la Universidad de Wisconsin-Madison para Estudios de Satélites Meteorológicos, quienes analizaron casi 40 años de imágenes satelitales de huracanes.

Un planeta en calentamiento puede estar alimentando el aumento.

"A través del modelado y nuestra comprensión de la física atmosférica, el estudio está de acuerdo con lo que esperaríamos ver en un clima más cálido como el nuestro", dice James Kossin, científico de NOAA con sede en UW-Madison y autor principal del artículo, que se publica hoy (18 de mayo de 2020) en el procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.

Huracán irma

Una imagen de luz visible del huracán Irma en 2017 del GOES-16. GOES significa Satélite Ambiental Operacional Geoestacionario. Crédito: UW-Madison SSEC

La investigación se basa en el trabajo anterior de Kossin, publicado en 2013, que identificó tendencias en la intensificación de huracanes en un conjunto de datos de 28 años. Sin embargo, dice Kossin, ese intervalo de tiempo fue menos concluyente y requirió más estudios de casos de huracanes para demostrar resultados estadísticamente significativos.

Para aumentar la confianza en los resultados, los investigadores ampliaron el estudio para incluir datos mundiales sobre huracanes desde 1979 hasta 2017. Mediante el uso de técnicas analíticas, incluida la técnica DIMARK avanzada de CIMSS que se basa en mediciones de temperatura infrarroja de satélites geoestacionarios para estimar la intensidad del huracán, Kossin y sus colegas pudieron crear un conjunto de datos más uniforme para identificar tendencias.

"El principal obstáculo que tenemos para encontrar tendencias es que los datos se recopilan utilizando la mejor tecnología en ese momento", dice Kossin. "Cada año, los datos son un poco diferentes al año pasado, cada nuevo satélite tiene nuevas herramientas y captura datos de diferentes maneras, por lo que al final tenemos una colcha de retazos de todos los datos de satélite que se han entrelazado".

La investigación previa de Kossin ha mostrado otros cambios en el comportamiento de los huracanes a lo largo de las décadas, como dónde viajan y qué tan rápido se mueven. En 2014, identificó las migraciones de huracanes hacia los polos, donde los ciclones tropicales viajan más al norte y al sur, exponiendo a las poblaciones costeras menos afectadas anteriormente a un mayor riesgo.

En 2018, demostró que los huracanes se mueven más lentamente a través de la tierra debido a los cambios en el clima de la Tierra. Esto ha resultado en un mayor riesgo de inundación a medida que las tormentas se ciernen sobre las ciudades y otras áreas, a menudo por períodos prolongados de tiempo.

"Nuestros resultados muestran que estas tormentas se han vuelto más fuertes a nivel global y regional, lo que es consistente con las expectativas de cómo los huracanes responden al calentamiento del mundo", dice Kossin. "Es un buen paso adelante y aumenta nuestra confianza en que el calentamiento global ha fortalecido a los huracanes, pero nuestros resultados no nos dicen con precisión cuántas de las tendencias son causadas por las actividades humanas y cuánto puede ser solo la variabilidad natural".

###

Referencia: "Aumento global de la probabilidad de excedencia de ciclones tropicales en las últimas cuatro décadas" por James P. Kossin, Kenneth R. Knapp, Timothy L. Olander y Christopher S. Velden, 18 de mayo de 2020, procedimientos de la Academia Nacional de Ciencias.DOI: 10.1073 / pnas.1920849117

Este trabajo fue apoyado por la Oficina del Programa Climático de Investigación Oceánica y Atmosférica de NOAA.