Saltar al contenido
Enciclopedia Universo

Estrellas enanas rojas

Para hablar de las estrellas, es necesario hacer referencia sobre lo que ellas representan y la similitud que poseen con respecto al Sol. Su brillo es otorgado a eventos naturales que ocurren en su núcleo o centro por medio de reacciones nucleares. A diferencia del Sol todas las demás estrellas del universo no pueden ser vistas de forma natura. Su luz es muy tenue, lo que hace imposible verlas durante el día.

La estrella más cercana a nuestro Sistema Solar es la Próxima Centauri, encontrándose a 4,2 años luz, que a su vez está cerca de 250.000 veces más lejos que el Sol. Esta estrella es catalogada como Enana Roja y supone ser de las estrellas más importantes para el estudio sobre su estructura, dada por la proximidad que esta representa a nuestro Sistema Solar y su posición en el universo. Ha sido detallado un avistamiento de Enana Roja en la época en la que el hombre dejaba África para establecerse en Eurasia.

Este evento fue posible gracias a la interacción gravitacional del espacio, donde hace millones de años la estructura del universo poseía características un poco diferentes a las actuales. Ciertamente es posible que pueda darse otro similar para nuestra época o dentro de cientos de miles de años, la única diferencia que sería imposible de percibir, ya que si tomamos en cuenta la teoría de la expansión del universo, las galaxias y Sistemas solares se encontraría mucho más separadas que hace 10.000 millones de años.

Ejemplos de enana roja

A continuación te mostramos algunos ejemplos de estrellas enanas rojas que se encuentran en el universo conocido por el hombre

¿Qué es una enana roja?

Las Enanas Rojas esta catalogadas como una estrella pequeña y fría en comparación a otras, pueden ser del tipo espectral K tardío o M. Es conocido que este tipo de estrellas representan una mayoría significativa dentro del universo observable. Su masa y diámetro son mucho menor en comparación a nuestro Sol y con una temperatura mínima o inferior a 4000K.

Realmente representar ser las estrellas más comunes dentro de la Vía Láctea y desde la Tierra ninguna es visible. Si seguimos los parámetros de modelos estelares, estos indican que una Enana Roja con menos de 0.35 masa solar es completamente conectiva, permitiendo que el helio producido por fusiones termonucleares siga mezclándose a lo largo de la estrellas sin lograr una acumulación excesiva dentro de su núcleo. Esto hará que la formación de la estrella sea mucho más lenta garantizando un periodo de vida mucho más amplia que cualquier otro tipo de estrellas que se encuentren en el universo.

Es por ello que en el universo no se han encontrado Enanas Rojas en etapas realmente avanzadas, todas al parecer siguen en proceso de formación hasta el momento. Si contamos la forma en que es consumido su combustible natural, este tardaría en agotarse billones de años y supondría una edad similar o relativa a la del universo.

En comparación al Sol y el consumo de combustible, es conocido que aun este posee un límite aproximado de vida de unos 10.000 años, si este llegase a morir, nuestro Sistema Solar no podría seguir albergando vida mientras que en el universo seguirían prevaleciendo las enanas rojas por muchos billones de años más.

Definición de enana roja

Las Enanas Rojas son estrellas pequeñas en comparación a otras, estas no consumen combustible nuclear y poseen una masa entre 0,08 y 0,8 con respecto a las masas solares. Como son estrellas relativamente pequeñas en comparación a otras, estas queman hidrogeno de forma muy lenta, haciéndolas capaces de tener una vida útil mucho más amplia.  Estas son capaces de contraerse y calentarse hasta que consumen todo su hidrogeno para iniciar nuevamente su ciclo.

Gracias a los avances tecnológicos y científicos, se ha descubierto que en nuestra Vía Láctea se presenta el nacimiento o formación de al menos 5 estrellas, las cuales son llamadas y clasificadas como estrellas jóvenes. Según ha sido el proceso de observación, se ha podido determinar y confirmar que estas se forman en grupos, a partir de la contracción gravitacional de masas de gas y polvo que este en ese momento presentes.

Estas masas de gas tambien son conocidas como nubes moleculares, que a su vez contienen polvo interestelar resultante de la formación de las Galaxias en el universo. Su principal componente es el hidrogeno, elemento que hace posible la presencia de vida dentro de cada estrella.

Ciertamente se han ideado modelos a escala para determinar el proceso de formación de una estrella, por medio de los datos obtenidos desde el inicio de la observación del universo e investigaciones que han podido determinar una edad exacta sobre la presencia de un nuevo sistema de estrellas. Hasta ahora, estos modelos han podido explicar con exactitud la forma y periodo que abarca un proceso de formación de una estrella dentro del espacio y universo observable.

Característica de la enana roja

  • Las Enanas rojas son pequeñas estrellas con una masa inferior al 40% de la masa solar.
  • El transporte de energía se presenta desde el interior de la misma hasta la superficie, este proceso es conocido como convección.
  • Por ser estrellas convectivas, el helio no se acumula en un núcleo y queman muy poco hidrogeno, haciendo que el estimado en vida útil de una Enana Roja supere a la edad del universo.
  • Mientras menor es su masa mayor será la probabilidad de vida, esto ha sido determinado por medio de modelos matemáticos dedicados al estudio de la evolución de las mismas, hasta ahora ha sido imposible brindar un resultado exacto por la poca obtención de datos que son manejados por observación.
  • Dependiendo de la masa que posea una Enana Roja es posible que lleguen a ser Gigantes Rojas, este se estipula a aquellas que representan el 0,25 de masa solar.
  • Para una Enana Roja de 0,16 en masa solar, es posible calcular su secuencia principal logrando suponer que podría pasar a una fase que la convertiría en una Enana Azul, como se ha determinado para la estrella de Barnard dentro de al menos 2,5 billones de años.

La enana roja más cercana

La estrella más cercana a nuestro Sistema Solar es perteneciente a la constelación Centaurus y se presume que pertenece al sistema de Alpha Centauri, es conocida como Próxima Centauri con una distancia de 4,2 años luz o 1,295 pársecs de la Tierra. Su descubrimiento se llevó a cabo en el año de 1915 por Robert Innes que para entonces era el director del observatorio Unión de Sudáfrica, siendo catalogada posteriormente como la estrella que más cerca está de nuestro Sol.

Para poder visualizarla, deben ser empleados instrumentos astronómicos por lo débil que es su intensidad lumínica. Actualmente se conoce que esta puede formar parte de un sistema Estelar triple que está compuesto por Alfa Centauri A y B, aunque aún no ha sido comprobado en totalidad, existe una gran posibilidad de que esta suposición sea cierta.

Gracias a su proximidad ha sido posible determinar que esta posee un diámetro angular calculado como un 7º del diámetro solar, a su vez Próxima Centauri representa un 8º de la masa con respecto a la del Sol. La mezcla de combustibles  que posee hace posible sugerir que esta será una estrella de secuencia principal que durara otros 4 billones de años o lo que iguala casi 300 veces de lo que representa la edad del universo.

Por medio de estudios detallados sobre su velocidad radial, se ha podido descartar la presencia de supertierras dentro de su zona habitable. Es por ello que actualmente siguen en discusión teorías que expliquen o afirmen si esta estrella pueda sustentar la vida en algún planeta que se encuentre en su órbita. Aun así, Próxima Centauri ha sido tomada como referencia principal para viajes interestelares en un futuro lejano.

¿Por qué el Sol no puede ser una estrella enana roja?

Si tomamos en consideración los niveles de temperatura y tamaño que caracterizan a una Enana Roja en comparación al Sol, esta representaría la primera causa de clasificación para determinar la imposibilidad del Sol para que entre en esta categoría. Es decir, una Enana Roja representa físicamente una masa muy pequeña, el Sol en cambio se encuentra ubicado en la categoría de masa media que a su vez representa una mayor actividad nuclear y consumo de combustible.

El Sol solo será capas de disminuir su luminosidad cuando esté entrando en la fase que haría posible que se convirtiese en una Gigante roja donde comience a expulsar sus capas exteriores para luego convertirse en una Enana Blanca. Este es un proceso que dura miles de años en llegar a su cúspide. Aun así es importante resaltar que no podría pasar a una fase que lo catalogue como Enana Roja.

Para el momento en que el Sol se transforme en Gigante Roja se han hecho estimaciones que implicarían la desaparición total de Mercurio, Venus y posiblemente la Tierra. Esto puede presentarse, porque se evidenciara un aumento significativo en su atmosfera, más el aumento de la radiación que podrá emitir consumiendo a aquellos planetas que estén próximos a él.

Suponiendo que el Sol fuera una Enana Roja, los planetas que representarían mayor posibilidad de habitabilidad seria Mercurio y Venus por la cercanía que los caracteriza con referencia al Sol. La Tierra en cambio, sería un tempano de hielo al no recibir la radiación o calor necesario para seguir albergando vida como lo ha hecho hasta ahora.

Enana roja y gigante roja

El universo está plagado de infinidades de estrellas, hasta ahora es conocido que el 70% de ellas son conocidas como Enanas Rojas. Su nombre surge por la estructura en su masa que las hace ser más pequeñas en comparación al Sol. Es entonces de esta forma como se puede diferencias una Enana Roja de una Gigante Roja, todo girara en torno a su tamaño y magnitud.

La mayoría de las Enanas Rojas están clasificadas como enanas M, esto ocurre porque se ha creado un lineamiento basado en la temperatura de su superficie. Esta temperatura se sitúa a unos 4.500 grados Fahrenheit o lo que es igual, 2.500ºC, es decir menos de la mitad de temperatura en relación a la superficie solar. Toda masa de una estrella determinara su temperatura, color y rapidez con la que estas evolucionan, sin embargo es la cantidad de energía que circula en su superficie la determina en sí, su temperatura y color.

El destino final de una estrella estará sujeto a su secuencia principal. En el caso del Sol y su masa total, es necesario entender que este es una estrella capaz de pasar la mayor parte de su vida dentro de la fase de fusión de hidrogeno y helio. En el proceso se consumirá el hidrogeno que dará la formación de un núcleo de helio donde se fusionaras otros elementos más pesados. De esta forma una estrella podrá hacerse más caliente y más brillante, esta es la etapa a la cual se denominado como secuencia principal.

En el momento en que estas estrellas o en el caso del Sol hayan consumido en totalidad el hidrogeno, se dejara de lado la secuencia principal para convertirse en una Gigante Roja. Su masa final estará definida según haya sido la original. Dentro de esta fase se produce un consumo más rápido y elevado de combustible. Según estudios científicos se ha determinado que en el momento de la transformación del Sol a Gigante Roja su tamaño será tan  grande que abarcara la órbita de Mercurio y Venus.

Según estimaciones recientes, se presume que esto ocurrirá en, aproximadamente 5.000 millones de años, hecho que se producirá por el calentamiento de elementos más pesados que el helio, cuando se inicie esta etapa el Sol comenzara a expulsar sus capas exteriores originando las nubes brillantes de gas y polvo que conocemos como nebulosas planetarias.

Temperatura de una enana roja

El Sol siempre ha sido tomado como referencias para el estudio e otras estrellas que habiten en el universo, es por ello que se ha estipulado que una estrella Enana Roja posee una masa de  entre 7,5 y 50% sobre aquella que representa el Sol. Como se ha mencionado anteriormente, estos tipos de estrellas son las más comunes en la Vía Láctea y su proceso de fusión nuclear ocurre de la misma manera que en el Sol.

En este proceso se hace posible generar energía por medio de la fusión del hidrogeno y el helio a través de una interacción conocida como pp, es decir, protón-protón. Al no ser tan grades, la fusión se lleva a cabo de forma lenta, es por ello que la temperatura que estas poseen en su superficie, es menor a 3.500 K muy inferior a la del Sol que se encuentra a 5.778K. Hace algunos años se pensó que estas eran las estrellas más frías dentro del universo observable, pero hace poco la NASA dio a conocer una clase diferente de estrellas catalogadas como Enanas L.