Saltar al contenido
Enciclopedia Universo

Planetas

Desde que el hombre comenzó a habitar la Tierra mostró curiosidad por el origen y funcionamiento de todo lo que le rodeaba. Una de las cuestiones que más llamaron la atención a las diferentes culturas fue el estudio del cielo.

El hombre se encargó de analizar las posiciones de los planetas visibles desde la Tierra, y de estudiar las estrellas, así como las diferentes constelaciones.

Para el hombre conocer el funcionamiento del Sistema Solar se convirtió en clave, pues solo de esa manera ha logrado comprender el planeta en que vivimos y las circunstancias en las que se desarrolla la vida en él.

Planetas del sistema solar

Los científicos sostienen que el sistema solar es el conjunto formado por el Sol y ocho planetas más sus respectivos satélites, que giran alrededor de cada uno. Además, indican que el sistema solar está conformado por planetas enanos, asteroides, cometas, meteoritos y corpúsculos interplanetarios.

Son muchas las teorías que existen sobre el origen del Sistema Solar, sin embargo, las hipótesis más actuales indican que el Sistema Solar y el Sol se formaron en simultáneo, aproximadamente hace unos 4.700 millones de años.

El origen de esta formación estuvo en una nube interestelar de gas y de polvo que se fragmentó, lo que trajo como consecuencia la formación de una nebulosa solar y a través de la unión de partículas -todas muy grandes- la formación de los planetas que conocemos.

Hasta agosto de 206, el Sistema Solar estaba conformado por nueve planetas: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. En ese año, la Unión Astronómica Internacional creó una nueva clase de planetas a los que llamó: planetas enanos y Plutón pasó a ser considerado uno de ellos, así como Ceres y Eris; y luego se unieron Haumea y Makemake.

Orden de los planetas

El Sistema Solar está conformado por nueve planetas y cada uno gira en órbita alrededor del Sol. En cuanto al orden de distancia con respecto al Sol tenemos que Mercurio es el primero y le siguen Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

 

Qué es un planeta

Los planetas son cuerpos que se mueven en órbitas elípticas alrededor del Sol, lo que se conoce como movimiento de traslación, y en torno a sí, movimiento conocido como rotación. La distancia de cada planeta al Sol es el doble de la del planeta anterior.

Los planetas se caracterizan – a excepción de Mercurio y Venus, por tener uno o varios satélites, es decir, cuerpos de menor tamaño que giran a su alrededor.

En cuanto al nombre que reciben los planetas más cercanos al Sol tenemos que estos son llamados planetas anteriores o telúricos (Mercurio, Venus, Tierra y Marte) y se caracterizan por ser de reducidas dimensiones, tener una elevada densidad, escasa velocidad en el movimiento de rotación y poseer pocos satélites o ninguno.

En tanto, los planetas que están más lejos del Sol se denominan planetas exteriores o gigantes (Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno), estos son de gran tamaño, baja densidad, su movimiento de rotación es más rápido y son de consistencia gaseosa. Además, este tipo de planetas posee mayor número de satélites.

Cuántos planetas hay

Sabemos que Mercurio, Venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno no son los únicos planetas que existen, pues la NASA ha confirmado cerca de mil planetas extrasolares, es decir, planetas que existen más allá del Sistema Solar.

El primero de los planetas confirmado se descubrió en 1992, este orbitaba una estrella de neutrones.

Según los científicos, ese primer planeta extrasolar tenía una masa muy parecida a la de la Tierra y orbitaba la estrella PSR B1257+12, ubicada a mil años luz de la Tierra.

A través del telescopio espacial Kepler, de la NASA, se han identificado hasta la fecha 3.588 candidatos a exoplanetas, pero solo se han confirmado 151.

En el proceso de confirmación trabajan especialistas, que analizan los datos recabados por Kepler.

Los especialistas han indicado que pudiesen existir 160.000 millones de planetas, solo en la Vía Láctea. Sin embargo, se trata de planetas que aún son todo un enigma para los investigadores porque estudiarlos a plenitud es difícil, debido a que la tecnología actual no permite tal investigación.

Los planetas y sus características

Estudiar los planetas y el Sistema Solar en general amerita tiempo y los científicos bien que lo saben, ellos van acumulando información que les permite llegar a nuevas e importantes conclusiones. A través de las sondas espaciales podemos conocer nuevas características físicas y químicas de los planetas.

El descubrimiento de nuevos satélites, exoplanetas, entre otros, permite a los científicos revisar y renovar la información, pues ellos mismo han indicado que aún no se sabe todo lo que hay en el Universo, pero a medida que el ser humano evoluciona, implementa nuevos instrumentos y tecnología, la información planetaria también evoluciona con mayor rapidez.

Aunque para la mayoría de las personas basta con aprender el nombre de los planetas y su posición en el Sistema Solar, para otros es importante conocer más datos y sus características. Si eres una de esas personas ansiosa por más datos sobre nuestro Sistema Solar, aquí la encontrarás.

  • Mercurio, cuyo nombre nos recuerda al mensajero de los dioses, el cual corría muy rápido, es el primer planeta del sistema solar, es decir, el más cercano al Sol. Su superficie es de color gris anaranjado y está cubierta de cráteres.

Estas se caracterizas por tener una órbita sumamente rápida -la más rápida de todo el sistema solar-tarda 88 días en completar una única vuelta alrededor del sol.

Su movimiento de rotación, en cambio, es mucho más lento, pues un día dura aproximadamente 59 días terrestres.

Mercurio es un planeta pequeño, su diámetro mide aproximadamente 4850 kilómetros (km).

Por estar tan cerca del sol, el lado de su superficie que da hacia el sol puede llegar a una temperatura de 420 °C.

  • Venus, el segundo planeta más cercano al Sol, tiene cerca de 12.000 km de diámetro y una atmósfera bastante espesa. Está compuesto principalmente por ácido sulfúrico y dióxido de carbono. Su atmósfera es nociva para seres humanos, razón por la cual no es posible la vida -tal como la conocemos- en ese planeta.

Los gases tóxicos de Venus son los culpables del color marrón amarillento, y del denominado efecto invernadero, lo que hace que este sea considerado el planeta con la mayor temperatura del Sistema Solar, alcanzando los 480 °C.

Venus tarda aproximadamente 225 días terrestres en completar una vuelta alrededor del sol y 243 días en alcanzar una vuelta sobre su propio eje. Es decir, un día en Venus es más largo que un año.

  • La Tierra, tiene más de 12.000 km de diámetros. Este se diferencia del resto de los planetas porque tiene agua líquida en su superficie, así como una importante actividad volcánica bajo su corteza, y el único planeta donde se sabe que hay vida.

La Tierra gira sobre su eje cada 24 horas, y alrededor del Sol cada 365 días. Otra de las características de la Tierra es que es uno de los planetas que posee su propio satélite, la Luna.

  • Marte, cuyo nombre procede del Dios romano de la guerra, tiene un poquito más de la mitad del tamaño que la Tierra. En este planeta un año equivale a 687 días terrestres, y un día, equivale a 24,6 horas terrestres.

La superficie de Marte se caracteriza por ser muy fría, estar cubiertas de cráteres, volcanes y varios cañones. Marte posee dos satélites o lunas.

  • Júpiter, el gigante de nuestro sistema solar, tiene un diámetro de 143.000 km, es decir, una longitud 11 veces mayor al diámetro de la Tierra. Este planeta tarda unos 12 años en girar una sola vez alrededor del sol, sin embargo, su velocidad es mayor al girar sobre su propio eje. Esto significa que un día en Júpiter dura tan solo 10 horas.

Su superficie está compuesta por hidrógeno, lo que hace que no tenga una superficie sólida.

Júpiter tiene una superficie externa que se divide en varias bandas o anillos, cada uno de diferente color: blanco, amarillo, rojo y marrones.

Los científicos han descritos un total de 63 satélites en Júpiter.

  • Saturno: Unas de las características más destacadas o conocidas de Saturno es su sistema de anillos y su gran tamaño, unos 120.000 km de diámetros, un poco más pequeños que Júpiter.

Saturno está compuesto por gases, y por un núcleo de roca y de hidrógeno metálico, así como por suficientes bandas nubosas de distintos colores marrones y amarillos.

En cuanto a sus anillos, estos están formados por partículas de hielo y rocas. Saturno tiene al menos 47 lunas y su nombre lo toma del Dios romano de la agricultura.

  • Urano: Este planeta tiene un diámetro de más de 50.000 km, aproximadamente un tamaño de 4,4 veces el tamaño de la tierra.

Urano tarda unos 84 años en completar su órbita y un período de rotación de tan solo 17 horas. Este planeta está cubierto por una gruesa capa de gas y un color azul verdoso. Al igual que Júpiter y Saturno, Urano tiene lunas, unas 21, y está rodeado de un sistema de nueve anillos.

  • Neptuno tiene un diámetro de 49.500 km y da una vuelta completa alrededor del sol una vez cada 165 años, mientras que sobre su propio eje cada 16 horas. Su atmósfera es de color azulado y se caracteriza por tener muchas tormentas.

Neptuno también tiene anillos, en total cinco, y un aproximado de 13 lunas.

  • Plutón: En el año 2006, Plutón dejó de forma parte de la lista de planetas que integran nuestro Sistema Solar debido a su lejanía con el Sol, escaso tamaño y por su órbita excéntrica de forma ovalada, que gira inclinada con respecto al resto del sistema solar.

Vida en otros planetas

En Internet abundan los testimonios de personas que afirman haber tenido algún tipo de avistamiento extraterrestre, la mayoría no confirmados, pero hay otros de los que existen algunas pruebas que podrían dar muestra de la presencia de los extraterrestres entre nosotros.

  • Bacterias diminutas en meteoritos

En el planeta Tierra han caído miles de meteoritos y en muchos de estos se han encontrado indicios de una posible vida extraterrestre. Existen varios ejemplos que demuestran que sí hay vida en los meteoritos.

En 1911, en Egipto, cayó un meteorito Nakhla que fue estudiado en 1999. En él se encontraron estructuras filamentosas que dejan las bacterias. Los científicos determinaron que es imposible que algún organismo terrestre haya dejado esas estructuras filamentosas encontradas en el meteorito. Los investigadores explicaron que las bacterias que dejaron esas estructuras no pertenecían a la Tierra y entonces ¿de dónde eran?

  • La señal “¡Wow!”

Los investigadores de la Universidad del Estado de Ohio trabajaban con el radiotelescopio “Big Ear” cuando de pronto captaron una rara señal, cuya ubicación se situaba fuera del Sistema Solar.

El operador, el doctor Jerry Ayman, señaló que el sonido le resultó inesperado y lo interpretó como “¡Wow!”.

Ayman escribió en un papel “¡Wow!” y explicó que fue ese el sonido que logró percibir.

Hasta ahora la señal no ha sido confirmada, pues muchos científicos intentaron captar radioseñales similares, pero jamás escucharon una señal igual en el espacio exterior.

  • Algunas pruebas históricas

Pruebas históricas afirman que hay vida extraterrestre y alguna de estas referencias tienen que ver con el templo de Seti I en Abidos, lugar donde se encontraron jeroglíficos con algunas formas extrañas: imágenes de un objeto muy parecido a un helicóptero, un digirible y un submarino.

También se han encontrado imágenes de elementos extraterrestres en pinturas de algunos artistas, tal como en la pintura de Domenico Ghirlandaio, en la que se puede aprecia a la Virgen María y detrás de esta a una persona mirando un objeto luminoso en el cielo, parecido a una nave espacial.

  • Planetas parecidos a la Tierra

Un grupo de científicos de la Universidad de Berkley realizó una investigación, cuyo resultado -tras analizar 42.000 sistemas planetarios ubicados fuera de nuestra galaxia- arrojó que  alrededor del 22 por ciento de los planetas -visibles desde la Tierra- pueden ser adaptados para la vida.

Además, afirmaron que de cada cinco estrellas similares al Sol, hay un planeta parecido a la Tierra.

  • Agua en otros planetas

Si piensas que el agua solo existe en la Tierra, te cuento que no estás en lo cierto. Este importante elemento para el desarrollo de la vida lo podemos encontrar en una de las lunas de Júpiter, Europa, cubierta por grandes océanos, cuya cantidad de agua es mayor a la que tenemos en la Tierra.

El agua que se encuentra en Europa está congelada y, según los científicos, puede tener vidas extraterrestres.

En otras de las lunas en las que se consigue un océano debajo de su capa de hielo, es en el satélite Encélado, perteneciente a Saturno.

El espacio y los planetas

Cuando hablamos de espacio exterior nos referimos a la región del universo que está más allá de la atmósfera terrestre. Para el ser humano el espacio exterior siempre ha sido un misterio que intenta descubrir y que, gracias a los avances tecnológicos, en la actualidad, ha podido investigar.

Órbitas planetarias

La teoría de la gravitación, de Newton, ha servido para explicar los movimientos de los planetas en nuestro sistema solar. A través de la teoría de Newton, se explica que gracias al Sol los planetas se mantienen girando como consecuencia de la fuerza de gravedad. Pasa que los planetas se mueven alrededor del Sol siguiendo trayectorias en forma de elipse.

Cada planeta gira a una velocidad que depende de su distancia al Sol; mientras más lejos están del Sol, más despacio giran, como en el caso de Plutón. También existe una relación con la masa del Sol; si fuera mayor, girarían más rápido; si fuera menor, más despacio.

La Luna, por su parte, gira alrededor de la Tierra a cierta velocidad, pero si, en vez de hacerlo alrededor de la Tierra, lo hiciera en torno al Sol y a la misma distancia, lo haría mucho más rápido, ya que el Sol tiene mucha más masa que la Tierra.

Según algunas teorías el sistema solar fue en un principio una enorme masa de gas y polvo en rotación, que bajo su propia atracción gravitatoria se fue condensando, lo que hizo que comenzara a girar cada vez más rápido con el fin de conservar el momento angular.

Durante este proceso de condensación y rotación, cada vez mayor, el efecto centrifugado terminó rompiendo una parte de materia del plano ecuatorial. Esta parte de materia que representaba un porcentaje pequeño del total formó un gran disco plano alrededor de la porción central de la nube. A partir del disco se condensaron una serie de planetas, mientras que la parte más gruesa de la nube se convirtió en el Sol.

Tras este proceso, los planetas comenzaron a moverse en la región antes ocupada por el disco, razón por la cual giran todos en el mismo plano del ecuador solar.

Además, una vez que se fueron condensando los planetas, se formaron satélites (lunas) que giran, por lo general, en un único plano, que coincide con el ecuador del planeta.

Nuevos planetas descubiertos

El hombre en su afán de buscar vida en otro planeta ha utilizado diferentes instrumentos para descubrir nuevos planetas y sí que ha logrado su objetivo.

Uno de los recientes descubrimientos es Ross 128b, un exoplaneta de tamaño y temperatura muy similar a la Tierra.

Ross 128b es el segundo exoplanetas -encontrado hasta ahora- más cercano a nuestro sistema solar, a solo 11 años luz de distancia y, según los investigadores, podría albergar vida.

Este exoplaneta completa una órbita alrededor de su estrella anfitriona, una enana roja, Ross 128, cada 9,9 días.

Los astrónomos encontraron a Ross 128 y a su planeta a través del instrumento de búsqueda de planetas del Observatorio Europeo Autral, Harps.

Otros descubrimientos significativos de exoplanetas de tamaño similar al de la Tierra, en los últimos años, han sido los planetas TRAPPIST y Próxima b, ambos alrededor de una estrella enana roja.

Ambos considerados como posibles espacios para albergar vida fuera de nuestro sistema solar, pues se encuentran en las “zonas habitables” de sus estrellas, lugares donde el agua líquida se acumula en la superficie del planeta y posiblemente albergar vida, tal como la conocemos.

Cómo cuidar el planeta

Cuidar el planeta es fundamental para el buen desarrollo de la vida en él, sin embargo, el bienestar de la Tierra está en manos de cada uno de nosotros. Los seres humanos somos los responsables de cuidar y proteger los recursos del planeta. Aquí algunos consejos que te permitirán hacer de la Tierra el mejor lugar del mundo para vivir.

Es importante ahorrar agua siempre que te sea posible, así como recolectar y reutilizar toda el agua que puedas.

Una forma de ahorrar el agua es manteniendo el grifo cerrado cuando no lo necesites y así no la desperdiciarás.

Otra manera de cuidar este importante recurso es regando las plantas bien temprano por la mañana o por la noche, así evitarás que se evapore rápidamente.

En cuanto a la energía eléctrica: apaga las luces que no estés utilizando, utiliza bombillos ahorradores o de bajo consumo, desenchufa aquellos electrodomésticos que no estés utilizando, sé prudente al momento de utilizar el aire acondicionado y la calefacción. Y no olvides, siempre que puedas, utilizar la luz natural.

Ahora bien, si ahorrar agua y energía es una buena idea para cuidar el planeta, también hay otras maneras de hacerlo y entre ellas tenemos: evitar utilizar con tanta frecuencia el automóvil, cuidar y reutilizar las hojas de papel, reciclar todo el material que puedas, separar de la basura, comprar productos hechos con materiales reciclados y evitar el uso de recipientes hechos con aluminio o plástico.

La lista de consejos a tomar para evitar dañar el planeta es súper larga por ello no está de más que tengas en cuenta estas otras sugerencias:

Utiliza pilas recargables, evita el uso de productos desechables, así como las bolsas de plástico.

¡Ah! Muy importante, evita compra y usar aerosoles, no botes el aceite que no sirva por las cañerías y nunca eches residuos en la calle.

Día del planeta

Cada 22 de abril celebramos el Día Internacional de la Madre Tierra con el objetivo de recordar que el planeta y sus ecosistemas son fundamentales para el desarrollo y sustento de la vida.

Además, la fecha nos recuerda que todos tenemos la responsabilidad de fomentar la armonía de la naturaleza con la Madre Tierra y de tomar conciencia sobre los problemas que afectan a la Tierra, así como a las diferentes formas de vida que se desarrollan en él.

Tamaño de los planetas

Los objetes celestes pueden alcanzar tamaños que realmente pueden sorprender al ser humano. En esta ocasión te presento el tamaño de los planetas.

Mercurio 4.880 km de diámetro

Venus 12.104 km de diámetro

La Tierra 12.756 km de diámetro

Marte 6.794 km de diámetro

Júpiter 142.984 km de diámetro

Saturno 108.728 km de diámetro

Urano 51.118 km de diámetro

Neptuno 49.532 km de diámetro

Definición de planeta

Para que un cuerpo celeste sea considerado planeta debe cumplir al menos con tres características: girar u orbitar en torno a una estrella, su masa le debe permitir mantener el equilibrio hidrostático, lo que se conoce como gravedad en el aire, y debe tener dominación de su órbita, es decir, impedir que otros cuerpos la ocupen o invadan su recorrido.

A partir de esas características podemos decir que un planeta es aquel que, que como la Tierra y los otros ocho que conforman el Sistema Solar, gira alrededor de una estrella, sin que se den choques o invasiones orbitales.

Clasificación de los planetas

Los planetas se clasifican por su distancia al Sol, por su tamaño o por su composición.

Por su distancia del Sol tenemos que existen:

Planetas interiores: aquellos que se encuentran antes del cinturón de asteroides: Mercurio, Venus, Tierra y Marte.

Planetas exteriores: aquellos que están después del cinturón de asteroides: Júpiter, Saturno, Urano, Neptuno y Plutón.

Por su composición:

Por su composición los planetas se clasifican en rocosos que son aquellos denominados telúricos o terrestres. Estos son cuerpos de densidad elevada, formados por materiales rocosos y metálicos.

Poseen una estructura interna bien marcada y un tamaño similar, entre ellos tenemos a Mercurio, Venus, Tierra, Marte y Plutón.

También forman parte de la clasificación de planetas, según su composición, los gaseosos los cuales se caracterizan por poseer atmósferas densas, un rápido movimiento de rotación, inmensos campos magnéticos, muchos satélites (lunas) y sistema de anillos; en este grupo tenemos a Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Entonces tenemos que Mercurio, Venus, Tierra y Marte son planetas interiores rocosos, mientras que Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno son planeta exteriores y gaseosos.

Plutón, por su parte, es uno de los más difíciles de agrupar, pero es considerado un planeta rocoso exterior.

Distancia de los planetas al Sol

La distancia de los planetas que conforman nuestro Sistema Solar con respecto al Sol varía según sus órbitas.  A continuación, la distancia de cada uno con respecto al Sol:

Mercurio a 57.910.000 km del Sol.

Venus a 108.200.000 km del Sol.

La Tierra a 146.600.000 km del Sol.

Marte a 227.940.000 km del Sol.

Júpiter a 778.330.000 km del Sol.

Saturno a 1.429.400.000 km del Sol.

Urano a 2.870.990.000 km del Sol

Neptuno a 4.504.300.000 km del Sol.

Plutón a 5.913.520.000 km del Sol.

Nuestro planeta

La Tierra, nuestro planeta, es el único donde se conoce la existencia de vida. Se encuentra ubicado en la ecosfera, es decir, en un espacio que rodea al Sol y que hace posible el desarrollo de la vida.

Nuestro planeta se caracteriza por ser el más rocoso de todos, lo que hace que pueda retener una capa de gases, la atmósfera, que ayudan a dispersar la luz y absorber el calor.

Planeta más cercano al Sol

La vida humana no sería posible en ninguno de los dos planetas más cercanos al Sol, pues la posición de Venus y Mercurio convierte a ambos en los más calientes de la Vía Láctea.

Venus y Mercurio son los dos planetas más cercanos al Sol y, por ende, los más calientes.

Mercurio presenta una temperatura cercana a los 350 grados centígrados por el día y 103 por la noche, está situado a 57.910.000 km del Sol.

Por su parte, la superficie de Venus presenta una temperatura que oscila entre 457 y 474 grados Celsius, está a 108.200.000 km del Sol.

Cuál es el planeta más grande

Júpiter es el planeta más grande de todo el Sistema Solar. Está a 778 millones de km del Sol y es 11 veces más grande que la Tierra, posee un diámetro de 142.900 kilómetros y un volumen 1.300 veces mayor al de la tierra. Además, Júpiter pesa 2,5 veces más que los otros planetas restantes del sistema solar juntos.

Información de los planetas

Los planetas, así como los otros cuerpos celestes son de forma esférica debido a la gravedad, la cual se distribuye en todas las direcciones, tal como lo explicó el físico y matemático Isaac Newton.

Planetas con anillos

Cuando nos hablan de planetas con anillos inmediatamente pensamos en Saturno, pero conviene saber que este no es el único.

Saturno: Su sistema de anillos está conformado por 12, divididos en dos grupos y son los más grande del Sistema Solar.

Júpiter: Los anillos de Júpiter consisten en 4 componentes formados principalmente por finas partículas de polvo, razón por la cual los científicos tardaron tanto para detectar los anillos, fueron descubiertos recién en 1979.

Neptuno: Consta de seis anillos oscuros y débiles, razón por la cual los científicos los descubrieron hace muy poco tiempo, en 1989.

Cuál es el planeta más pequeño

Mercurio es el planeta más pequeño del Sistema Solar. Tiene un diámetro de 4.879 km.

Planetas habitables

Científicos han indicado que cerca de la estrella Trappist-1 existen 7 planetas que orbitan en la Vía Láctea y que se encuentran a 40 años luz de la Tierra. Estos planetas son rocosos, contienen agua y, según los investigadores, podrían albergar alguna forma de vida orgánica.